Una década del plante por la dignidad

Una década ha pasado ya desde la noche del 30 de enero de 2014 que puso al Real Racing Club en el epicentro del panorama futbolístico mundial y propició el comienzo de una nueva etapa en la entidad verdiblanca. Los futbolistas y técnicos del primer equipo, con el respaldo de Cantabria entera y los aficionados al balompié de toda España, decidieron no disputar el encuentro de vuelta de los cuartos de final de la Copa del Rey ante la Real Sociedad en Los Campos de Sport al no haberse producido la salida del club del entonces presidente, Ángel Lavín, y su Consejo de Administración.

Cuando el colegiado Gil Manzano decretó el inicio del duelo entre cántabros y guipuzcoanos todos los jugadores titulares del Racing se abrazaron en el círculo central, en tanto que el cuerpo técnico, el resto de los futbolistas y auxiliares formaron en pie delante del banquillo local de El Sardinero. La Real Sociedad comenzó a mover la pelota y el árbitro, al observar que los cántabros no iban a disputar el balón, se acercó al capitán cántabro. Mario Fernández -actual entrenador de porteros de las Secciones Inferiores del club- explicó al colegiado que no iban a jugar el partido y la grada celebró con entusiasmo la determinación y el gesto del Real Racing Club, vitoreando al equipo con gritos de ¡No se juega! ¡No se juega! Los verdiblancos dieron la vuelta de honor al campo mientras recibían una sonora ovación por sus valores, coraje e integridad. Y es que acababan de proclamarse campeones de dignidad.

Esa imagen, que dio la vuelta al mundo y fue recogida por medios de comunicación de los cinco continentes, forma parte ya de los más de 110 años de historia verdiblanca porque supuso un punto de inflexión en el devenir de la entidad, que al día siguiente (31 de enero de 2014) contaba ya, tras la celebración de Junta General de Accionistas, con un nuevo órgano rector encabezado por el exfutbolista Juan Antonio ‘Tuto’ Sañudo.

A partir de esa fecha el Racing recuperó tanto su esencia como el cariño de sus aficionados y gracias a la labor desinteresada de muchos de ellos -el club verdiblanco agradece una vez más la colaboración de su cuerpo de voluntarios- fue posible que 48 horas después El Sardinero presentara ambiente de gala para recibir a la Cultural y Deportiva Leonesa. Más de 18.000 seguidores acudieron a Los Campos -la mayoría volvía tras una justificada ausencia- para disfrutar de la victoria de su equipo gracias a un gol de Koné en el tiempo añadido (1-0).

Ir a la fuente
Author: