Bezoya reduce plástico en sus envases y lanza una botella aún más sostenible

/COMUNICAE/

Con un diseño e imagen más moderno y atractivo, la nueva botella de 1,5 L, con un 5% menos de peso, permitirá a la compañía reducir sus emisiones de CO₂ en 211 toneladas durante el año 2024. La marca da un paso más en su Compromiso con la sostenibilidad al dejar de utilizar 300 toneladas de plástico reciclado (rPET), lo que equivale a 12,5 millones de botellas de 1,5 L al año. El nuevo envase incorpora un tapón unido a la botella para favorecer su reciclado, con una apertura de 180º

Bezoya, la marca líder de agua mineral natural de Pascual, reafirma su compromiso con la sostenibilidad y el medioambiente al lanzar una nueva botella de 1,5 L, 100% hecha de otras botellas, con un 5% menos de peso y un diseño e imagen más moderno y atractivo. Un hito en innovación que permitirá a la compañía reducir sus emisiones de CO₂ en 211 toneladas durante el año 2024.

Además, la nueva botella de Bezoya incorpora un tapón unido a la botella* con una apertura de 180º, que ayuda a su reciclaje, y un cambio de diseño en su etiqueta, donde se pone en valor el ADN de la marca: la mineralización muy débil.

En palabras del director del Negocio de Bebidas de Pascual, Juan Luis González, «con estas mejoras reforzamos el Compromiso de Bezoya con la sostenibilidad a través de envases cada vez más respetuosos y circulares. Además, abrimos un año muy especial con Bezoya más renovada y sostenible que nunca».

Bezoya, pionera en el uso de plástico reciclado (rPET) desde 2012
La marca de Pascual fue pionera en el uso de plástico reciclado (rPET) desde el año 2012, convirtiéndose en una de las primeras compañías en apostar por este tipo de material y en ser un referente del sector de aguas en prácticas más sostenibles y respetuosas con el medioambiente a través del Compromiso Bezoya.

«Hemos ido dando pasos adelante todos los años. Por ejemplo, en 2022, conseguimos el Sello AENOR 100% Plástico Reciclado en todos nuestros formatos, para potenciar la circularidad de los envases, y la neutralidad en carbono, reduciendo al máximo todas nuestras emisiones y compensando las que la tecnología actual no permita reducir», apunta Juan Luis González.

De esta manera, en 2023, Bezoya utilizó solo botellas fabricadas con plástico 100% reciclado (rPET), lo que supuso una reducción de 10.300 toneladas de plástico virgen. Esta cantidad representa aproximadamente 427 millones de botellas de plástico virgen y el equivalente a todas las botellas que la marca puso en el mercado -en todos sus formatos- en 2022.

Mientras que para este año 2024, con el lanzamiento de la nueva botella de 1,5 L y la reducción de un 5% en su peso, la compañía va a reducir en otras 300 toneladas el uso de plástico reciclado (rPET), lo que equivale a 12,5 millones de botellas de 1,5 L al año.

Así, Bezoya demuestra de nuevo su compromiso con el futuro del planeta y su capacidad para ofrecer soluciones innovadoras en el mercado de aguas de forma sostenible y respetuosa con el medioambiente.

* Adelantándose así a la Directiva Comunitaria 2019/904, que entrará en vigor a partir de julio de 2024 en nuestro país, para fomentar la economía circular y reducir el uso de plásticos de un solo uso.

Fuente Comunicae

Ir a la fuente
Author: